Xavier Pellicer (Barcelona, 1966) emprendió su viaje en el mundo de la cocina formándose con Juan Mari Arzak y puso en práctica el oficio con el equipo de cocina de Jean-Jacques Simon, en el restaurante Tierra, en su ciudad natal. Él le dio la oportunidad de contactar con el carismático chef francés Jacques Maximin y no se lo pensó dos veces: cogió su maleta y se fue a Niza a trabajar con él. Lo hizo de 1988 a 1990 en los restaurantes Le Théâtre, dos estrellas Michelin, y Le Diamant Rose, dos estrellas Michelin, ambos de su propiedad.

Las cocinas de Le Carré des Feuillants, de Alain Dutournier, dos estrellas Michelin, fueron su siguiente destino durante dos años más (1990 a 1992) hasta que volvió a Cataluña, concretamente al municipio barcelonés de Sant Celoni, para trabajar con el desaparecido Santi Santamaria, chef y propietario de El Racó de Can Fabes, tres estrellas Michelin. Con él compartió siete años de su vida (1992 a 1999), convirtiéndose en uno de los motores e inspiraciones para crecer a nivel personal y profesional.
Su siguiente destino fue, de nuevo, Barcelona, donde consiguió dos estrellas Michelin como chef en el restaurante Àbac. Tras una década en este establecimiento (1999 a 2010), Pellicer vuelve a Can Fabes como socio y codirector del restaurante. Allí vivirá el fallecimiento de su amigo Santi Santamaria, acaecido en Singapur seis meses después de su retorno. Su segunda etapa en Sant Celoni se cierra en 2013.

En 2015, el chef barcelonés abre el Céleri en la capital catalana, donde conseguirá una estrella Michelin en 2017 con el concepto Healthy Kitchen. Hasta la apertura de su proyecto personal, Xavier Pellicer ha estado —y continuará— asesorando gastronómicamente al Hotel Arima, en San Sebastián, impulsando la creación del restaurante Misura en las instalaciones del alojamiento.

En 2018 el restaurante recibe el premio a Mejor Restaurante del Mundo de Vegetales – We´re Smart Green Guide.